Announcement

Collapse
No announcement yet.

País avanza en consolidar sector aeronáutico y espacial

Collapse
X
  • Filter
  • Time
  • Show
Clear All
new posts

  • País avanza en consolidar sector aeronáutico y espacial

    COSTA RICA CUENTA CON 22 EMPRESAS DEL RAMO
    País avanza en consolidar sector aeronáutico y espacial
    Industria y Estado apuran labores para dar vida a un ‘cluster’; ya hay un decreto
    Compañías: una de las mayores trabas es difícil acceso a los créditos bancarios


    SERGIO ARCE A. sarce@nacion.com 10:01 A.M. 27/08/2010
    Costa Rica avanza en la consolidación de un sector aeronáutico y espacial, aunque aún enfrenta retos importantes.


    Álvaro Arguedas trabaja en la empresa AKA Precisión, una de las seis que se unieron en la conformación de un grupo llamado Coraal, y que labora de la mano con el laboratorio Ad Astra Rocket. Marvin Caravaca
    + MULTIMEDIA
    NOTAS RELACIONADAS

    ‘No entienden lo que hacemos’
    Entre las iniciativas más importantes destaca la que lleva a cabo el Ministerio de Ciencia y Tecnología (Micit) con fondos especiales que ayudan a emprendedores en estos campos.

    Otra es la que diferentes instituciones del Estado, como la Promotora del Comercio Exterior y la Cancillería, con apoyo de la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo, impulsan para dar vida a un cluster del sector.

    La conformación de este cluster permitirá a las empresas transnacionales y locales tener mayor credibilidad ante potenciales clientes, indicaron sus representantes.

    En Costa Rica existen 22 empresas; entre ellas, Olympic Precision Machine, Tech Shop, West Star, L3 Comunicaciones, Sensor Group, Agilis, Coopesa, Helicorp, Trimpot y Tico Electronic.

    Los trabajos que estas empresas hacen van desde la manufactura de partes para aviones y satélites hasta el mantenimiento de aviones y helicópteros.

    También se encuentran las que investigan y desarrollan procesos complejos, como el que realiza el laboratorio Ad Astra Rocket en la creación de un motor de plasma (VASIMR). Este motor permitirá realizar viajes espaciales a sitios lejanos.

    Sin embargo, uno de los escollos más importantes por superar es la dificultad de estas empresas para acceder a líneas de créditos bancarios, según indicaron representantes de varias de ellas.

    En el Banco Nacional sus jerarcas dijeron que no existen planes de financiamiento para este sector. En Bancrédito analizan la posibilidad y el Banco Popular tiene un convenio con Ad Astra Rocket. El Banco de Costa Rica no respondió la consulta.

    Avances. Clotilde Fonseca, ministra de Ciencia y Tecnología, comentó que su cartera cuenta con un fondo de ayuda especial llamado Propymes.

    Bajo este soporte, dijo, el Estado apoya a empresas que incursionan en desarrollos tecnológicos de la mano de centros de investigación.

    Este es el caso de Costa Rican Aerospace Alliance S. A. (Coraal), un conglomerado de seis pequeñas y medianas empresas costarricenses que se unieron hace dos años para ampliar el norte de sus quehaceres en áreas como metalmecánica, industrial y software.

    El Micit le otorgó a Coraal una partida cercana a los $200.000 para que trabaje en el diseño y posterior creación de una maqueta de la plataforma que unirá el cohete que llevará el VASIMR con la Estación Espacial Internacional.

    Estos recursos no son reembolsables y se utilizan en la capacitación de los empleados de las seis empresas, explicó Ángela García, presidenta del grupo.

    En cuanto a la conformación del cluster, esta cuenta con el respaldo de Avionix, una de las transnacionales del sector aeronáutico, dijo su gerente, Gustavo Cubas.

    Esta compañía se dedica desde hace casi seis años a realizar pruebas de software y cuenta con 34 empleados, en su mayoría ingenieros.

    Tico Electronics es otra de las compañías que daría soporte a este cluster, comentó Marco Mileeta, socio de la empresa.

    Variedad. Desde sus instalaciones de 6.000 metros cuadrados de extensión en la zona franca Bes, en Alajuela, ensambla minimotores, motores sin carbones, conectores rotativos, cables, piezas hidráulicas, bobinas y tarjetas electrónicas para la industria aeronáutica. Una de las primeras iniciativas en esa dirección quedó estampada en el decreto que se firmó el 25 de julio.

    Este decreto da origen a un consejo nacional que “observe y emita reflexiones, directrices y acciones en el campo de la industria aeronáutica y del espacio”, detalló la ministra Fonseca.

    Este consejo lo conforman Procomer, Cinde, Micit, la Cancillería, el Ministerio de Educación y el Instituto Nacional de Aprendizaje, entre otras instituciones.

  • #2
    Estudiantes malekus sueñan con trabajar con Franklin Chang

    ACTIVIDAD EN EL MARCO DEL DÍA DE LAS CULTURAS
    Estudiantes malekus sueñan con trabajar con Franklin Chang
    Delegación de 25 indígenas visitó ayer laboratorio del astronauta en Liberia
    Desde Houston, Chang les prometió becar a dos de ellos para enero del 2011

    CHRISTIAN CAMPOS CORRESPONSAL DE GN 10:46 P.M. 12/10/2010
    Ayer a las 5 a. m., cuando Marta Silva, de 19 años, se despertó , no pensó que en la tarde iba a preguntarle al astronauta costarricense Franklin Chang Díaz sobre cómo la humanidad podrá deshacerse de toda la basura espacial que orbita alrededor del planeta.


    El joven estudiante Marco Vinicio López conversó ayer con Franklin Chang por videoconferencia, y ahora decidió que quiere ser astronauta para ver la Tierra desde el espacio como lo ha hecho el físico tico.Christian Campos para LN
    + MULTIMEDIA
    Para Silva, ayer fue un día inolvidable: no recorrió en su bicicleta los 300 metros que separan su casa del Colegio Técnico de Guatuso, sino que cambió su rutina diaria para subirse a un autobús que la llevaría a una comunidad diferente a la suya: Liberia, donde está ubicada la empresa Ad Astra Rocket, de Franklin Chang.

    En las instalaciones de esa firma hoy se construye un motor de plasma que podría ayudar a propulsar la próxima generación de naves espaciales. Según Chang, “este motor podrá hacer que un cohete espacial llegue de la Tierra a Marte en solo 38 días”.

    Para conocer esta tecnología, ayer visitaron la empresa 25 estudiantes de la comunidad maleku de Costa Rica.

    Su visita se realizó en el marco del Día de las Culturas y tuvo como objetivo “acercar a las comunidades indígenas al ingenio que nos llevará al espacio”, explicó Juan Carlos Lee, asesor de Gerencia del Banco Popular, entidad que patrocinó la actividad.

    Aunque ausente del sitio, Chang conversó con los muchachos por teleconferencia desde su otro laboratorio en Houston, Estados Unidos.

    Él les ofreció a los malekus un tour virtual guiado para mostrarles “la ciencia detrás de su motor de plasma”, el sueño de su vida.

    Chang provocó entre los muchachos lágrimas, risas, aplausos y sueños.

    Itinerario. Los jóvenes salieron de su pueblo a las 6 a. m. y llegaron a Ad Astra Rocket a la 1 p. m.

    Aunque al inicio de la jornada en el laboratorio de esa empresa, hacia la 1:30 p. m., los indígenas se mostraron silenciosos y hasta tímidos, bastó que el astronauta Chang se conectara a las 2:50 p. m. con ellos por Internet para que una gran cantidad de preguntas aflorara de todos los presentes.

    Chang contestó con amabilidad cada una de las inquietudes.

    Marco Vinicio López Elizondo, de 18 años, por ejemplo, se atrevió a preguntarle a Chang si la vida en el espacio era muy difícil.

    Para dar esa respuesta, el físico nacional utilizó un video en el cual se muestra cómo hasta tomar agua es un reto para los astronautas en el espacio porque las gotas de este líquido se escapan de los recipientes y flotan por la ingravidez.

    Además, el astronauta les habló de las mil y una labores que se realizan en el espacio: desde experimentos hasta ejercicios para mantener el cuerpo en buena forma.

    Las imágenes y palabras de Chang cautivaron tanto a López que ayer salió diciendo que, a partir de ahora, su sueño es ver la Tierra desde el espacio, tal como lo hecho ya siete veces el astronauta costarricense desde una aeronave.

    Para lograrlo, este joven estudiante de quinto año del Colegio Técnico de Guatuso , aspira ahora a convertirse en uno de los dos estudiantes indígenas que podrían trabajar con los científicos de Ad Astra Rocket y en la construcción del motor de plasma.

    Y es que ayer el laboratorio informó de esta idea. “Mi hermano Franklin sueña con que un indígena costarricense sea algún día astronauta”, expresó ayer Ronald Chang, ingeniero civil que administra el laboratorio en Liberia.

    “Por ello, a partir del 2010 el Banco Popular estaría financiando a Chang para seleccionar dos estudiantes y hacerlos parte del equipo de Ad Astra por tres meses”.

    Para entusiasmarlos con la propuesta, Ronald Chang les dio “un paseo” a los estudiantes por las instalaciones en las que algunos de ellos podría trabajar durante el primer trimestre del 2011 y respondió sus preguntas.

    “Como maleku, creo que la oportunidad que dos de nuestros jóvenes vengan a aprender aquí es lo máximo. ¡Simplemente grandioso!”, dijo Augusto Blanco Blanco, visiblemente emocionado.



    Un explorador llamado ‘maleku’
    El astronauta costarricense sorprendió ayer a la delegación maleku al contarle que entre sus planes está que algún día una de las naves exploradoras que se desarrollen con su motor de plasma puedan bautizarse con un vocablo indígena costarricense.
    Como respuesta a esta inquietud, ayer los representantes de la comunidad le propusieron pensar en la posibilidad de ponerle el nombre “maleku”. Franklin Chang no descartó la sugerencia.

    Comment


    • #3
      Que bonito detalle de Chang itilizar nuestras verdaderas raices en sus proyectos tecnológicos.
      [COLOR="Magenta"][B]What we think determines what happens to us, so if we want to change our lives, we need to stretch our minds.[/B][/COLOR]

      Comment


      • #4
        Ad Astra vendió $1 millón en acciones

        FIRMA DIRIGIDA POR FRANKLIN CHANG
        Ad Astra vendió $1 millón en acciones
        Se vendieron 100.000 acciones a $10 cada una y se liquidarán hoy
        Los compradores fueron inversionistas individuales ‘sofisticados’

        PATRICIA LEITÓN pleiton@nacion.com 09:51 P.M. 08/11/2010
        La empresa Ad Astra Rocket Company, que preside el físico y astronauta costarricense Franklin Chang Díaz, vendió ayer $1 millón en acciones.


        Ad Astra, fundada en mayo del 2005, tiene su laboratorio principal en Texas, EE. UU., y esta subsidiaria en Liberia, Guanacaste. Archivo.
        + MULTIMEDIA
        La liquidación de la operación se realizará hoy, informó Orlando Soto Solera, gerente general del puesto de bolsa Acobo.

        Ivannia Campos, gerente de Banca de Inversión de Aldesa, detalló que se vendieron 100.000 acciones comunes a un precio de $10 cada una.

        Esta es la primera empresa en entrar al mercado de valores costarricense bajo la modalidad de “oferta pública restringida”.

        Mediante esta figura solo pueden comprar las acciones inversionistas institucionales, como fondos de pensión, bancos o asociaciones solidaristas, o “sofisticados”.

        Los “sofisticados” son personas que firman una declaración jurada en la cual hacen constar que conocen este mercado y sus riesgos, o personas que tengan un patrimonio de $1 millón o más.

        En esta ocasión, los inversionistas fueron los “sofisticados”, detalló Soto.

        La inversión mínima en estas acciones es de $25.000.

        Los inversionistas no pueden volver a vender sus acciones en un plazo de 18 meses.

        En firme. La colocación se efectuó mediante contratos de suscripción en firme con Aldesa Valores Puesto de Bolsa y Acobo Puesto de Bolsa, que vendieron 55.000 acciones y 45.000 acciones, respectivamente, detalló Campos.

        Por medio de la “colocación en firme”, se vende un grupo de acciones a un puesto de bolsa, y luego este las vende a los inversionistas.

        Ad Astra trata de recaudar unos $80 millones con la venta de dichos valores, a fin de continuar el desarrollo de su motor de propulsión de plasma, que permitiría efectuar viajes al espacio en forma más rápida y económica.

        “El motor que está desarrollando la empresa revolucionará la propulsión espacial, pues posee ventajas sobre la tecnología actual –motores químicos–, específicamente en términos de una reducción de costos –veinte veces menor–, una mayor capacidad de carga útil –dado que requiere menos combustible– y mayor potencia y eficiencia”, detalló el puesto de bolsa Acobo en un comunicado.

        El costo de ese desarrollo científico es de $100 millones.

        Soto informó de que a principios de diciembre se ofrecerá un segundo grupo de acciones.

        COMPARTIR

        Comment


        • #5
          EXPERIMENTO SE HARÁ EN JULIO EN UN BOEING 272 MODIFICADO DE LA NASA
          Ticos probarán pieza del motor de Chang en gravedad cero
          Avión hará caídas controladas para simular estado de ingravidez
          Allí los nacionales evaluarán equipo de enfriamiento del motor VASIMR


          ALEJANDRA VARGAS M. alevargas@nacion.com 10:34 A.M. 26/05/2011
          Del 18 al 23 del próximo julio dos ingenieros mecánicos costarricenses pondrán a prueba una de las piezas del motor de plasma del astronauta costarricense Franklin Chang Díaz mientras experimentan la microgravedad a bordo de un avión Boeing 272 modificado de la NASA.


          Ellos son los ingenieros Juan Ignacio del Valle y Jorge Oguilve.
          + MULTIMEDIA
          Jorge Oguilve Araya, oriundo de Pérez Zeledón, de 33 años, y Juan Ignacio del Valle, josefino de 31, trabajan en la empresa de Chang, en su sede de Liberia, en Guanacaste.

          Ambos son egresados de ingeniería mecánica de la Universidad de Costa Rica, y tienen sus maestrías del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y la Universidad de Delft en Holanda, respectivamente.

          “Estamos muy emocionados. Ellos son los primeros ticos no astronautas que van a experimentar la gravedad cero”, dijo Chang a La Nación.

          Los nacionales tienen la misión de probar un dispositivo llamado “crioenfriador”, que es como una refrigeradora compacta de alta tecnología. “Este es un dispositivo pequeño, miniatura. Nuestra idea es usarlo para enfriar los magnetos superconductores del motor de plasma VASIMR”, explicó Chang.

          La función de los magnetos en el motor es, precisamente, crear un campo magnético para contener el plasma –que se encuentra a altísima temperatura–.

          Según detalla el astronauta, los magnetos superconductores operan en un medio ambiente de vibración que ellos mismos producen. “Hemos tenido la preocupación de que esa vibración afloje las conexiones del sistema de enfriado, pero no lo podemos saber aquí. Las pruebas en gravedad cero permitirán detectar su desempeño”.

          Si ese crioenfriador no funcionara, fallaría el sistema de enfriamiento del motor y, entonces, los magnetos ya no serían superconductores. De ahí la importancia de este experimento para Ad Astra Rocket y sus planes de tener listo el motor de propulsión espacial diseñado por Chang.

          ¿Cómo lo harán? Los nacionales –en conjunto con colegas de la empresa Ad Astra Rocket con sede en EE. UU.– participarán en cuatro vuelos a bordo del Boeing de pruebas, que partirá de Houston, muy cerca del Centro Espacial Johnson de la NASA, y volará sobre el espacio aéreo del golfo de México.

          El avión ejecutará lo que se llaman “vuelos parabólicos”, técnica en la que la nave desciende de forma controlada desde los 9.000 metros hasta los 6.000 metros de altura para lograr que en su interior se consiga un estado similar al de la caída libre en el vacío y, así, simular el efecto de microgravedad durante períodos cortos de tiempo.

          “En esas ‘caídas libres’ se producen 25 segundos de ingravidez, donde todo flota y es como estar en el espacio exterior”, dijo Chang.

          Allí es donde los nacionales aprovecharán las condiciones para efectuar los experimentos y tomar nota cada vez. Luego, el avión se recuperará y subirá a la altura de los 9.000 metros y ejecutará otra vez la misma maniobra. “En total, se hará unas 40 veces”, afirmó.

          “Los datos se van acumulando y los resultados se analizan en tierra. Habrá un equipo de la compañía en tierra, y esperamos que en uno viajen expertos ticos y en otro los colegas de Ad Astra estadounidenses, o juntos, ya veremos. Vamos a hacer fotos y videos”, agregó Chang.

          Reacciones y preparativos.Jorge Oguilve y Juan Ignacio del Valle se encuentran muy emocionados y agradecidos.

          “La noticia me produjo mucha emoción. Siento gran entusiasmo y espero contribuir bastante para realizar los experimentos de la mejor manera. También espero que esto muestre las oportunidades que se les abren a los costarricenses en el futuro”, dijo Oguilve.

          Por su parte, Del Valle añadió: “La empresa Ad Astra Rocket ya ha participado en vuelos así antes, pero lo significativo es que ahora lo vamos a hacer los ticos. Si bien el avance científico es importante, lo es más el poder simbólico que tiene: es maravilloso poder demostrar y demostrarnos que este tipo de cosas pueden ser una realidad para el país”, comentó.

          Chang asegura que los ticos van a llevar sus propios trajes o uniformes de color caqui. “Son los trajes de buzo para volar, pero, en lugar del verde o azul tradicional, será caqui. Llevará las insignias de la empresa y la bandera de Costa Rica y de Estados Unidos, según corresponda. Estamos en esos preparativos. Recordemos que deben ser trajes de un material especial a prueba de fuego”, explicó el astronauta.

          Además, los nacionales estarán expuestos a los exámenes médicos de rigor que solicita la NASA. “Ya estuvimos hablando con ellos y no vemos ningún problema”, afirmó Chang.

          “Ya yo me puse con una dieta especial y todo”, concluyó , emocionado, el ingeniero Oguilve.

          Comment


          • #6
            Ticos probarán pieza del motor de Chang en gravedad cero

            EXPERIMENTO SE HARÁ EN JULIO EN UN BOEING 272 MODIFICADO DE LA NASA
            Avión hará caídas controladas para simular estado de ingravidez
            Allí los nacionales evaluarán equipo de enfriamiento del motor VASIMR


            ALEJANDRA VARGAS M. alevargas@nacion.com 10:34 A.M. 26/05/2011
            Del 18 al 23 del próximo julio dos ingenieros mecánicos costarricenses pondrán a prueba una de las piezas del motor de plasma del astronauta costarricense Franklin Chang Díaz mientras experimentan la microgravedad a bordo de un avión Boeing 272 modificado de la NASA.


            Ellos son los ingenieros Juan Ignacio del Valle y Jorge Oguilve.
            + MULTIMEDIA
            Jorge Oguilve Araya, oriundo de Pérez Zeledón, de 33 años, y Juan Ignacio del Valle, josefino de 31, trabajan en la empresa de Chang, en su sede de Liberia, en Guanacaste.

            Ambos son egresados de ingeniería mecánica de la Universidad de Costa Rica, y tienen sus maestrías del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y la Universidad de Delft en Holanda, respectivamente.

            “Estamos muy emocionados. Ellos son los primeros ticos no astronautas que van a experimentar la gravedad cero”, dijo Chang a La Nación.

            Los nacionales tienen la misión de probar un dispositivo llamado “crioenfriador”, que es como una refrigeradora compacta de alta tecnología. “Este es un dispositivo pequeño, miniatura. Nuestra idea es usarlo para enfriar los magnetos superconductores del motor de plasma VASIMR”, explicó Chang.

            La función de los magnetos en el motor es, precisamente, crear un campo magnético para contener el plasma –que se encuentra a altísima temperatura–.

            Según detalla el astronauta, los magnetos superconductores operan en un medio ambiente de vibración que ellos mismos producen. “Hemos tenido la preocupación de que esa vibración afloje las conexiones del sistema de enfriado, pero no lo podemos saber aquí. Las pruebas en gravedad cero permitirán detectar su desempeño”.

            Si ese crioenfriador no funcionara, fallaría el sistema de enfriamiento del motor y, entonces, los magnetos ya no serían superconductores. De ahí la importancia de este experimento para Ad Astra Rocket y sus planes de tener listo el motor de propulsión espacial diseñado por Chang.

            ¿Cómo lo harán? Los nacionales –en conjunto con colegas de la empresa Ad Astra Rocket con sede en EE. UU.– participarán en cuatro vuelos a bordo del Boeing de pruebas, que partirá de Houston, muy cerca del Centro Espacial Johnson de la NASA, y volará sobre el espacio aéreo del golfo de México.

            El avión ejecutará lo que se llaman “vuelos parabólicos”, técnica en la que la nave desciende de forma controlada desde los 9.000 metros hasta los 6.000 metros de altura para lograr que en su interior se consiga un estado similar al de la caída libre en el vacío y, así, simular el efecto de microgravedad durante períodos cortos de tiempo.

            “En esas ‘caídas libres’ se producen 25 segundos de ingravidez, donde todo flota y es como estar en el espacio exterior”, dijo Chang.

            Allí es donde los nacionales aprovecharán las condiciones para efectuar los experimentos y tomar nota cada vez. Luego, el avión se recuperará y subirá a la altura de los 9.000 metros y ejecutará otra vez la misma maniobra. “En total, se hará unas 40 veces”, afirmó.

            “Los datos se van acumulando y los resultados se analizan en tierra. Habrá un equipo de la compañía en tierra, y esperamos que en uno viajen expertos ticos y en otro los colegas de Ad Astra estadounidenses, o juntos, ya veremos. Vamos a hacer fotos y videos”, agregó Chang.

            Reacciones y preparativos.Jorge Oguilve y Juan Ignacio del Valle se encuentran muy emocionados y agradecidos.

            “La noticia me produjo mucha emoción. Siento gran entusiasmo y espero contribuir bastante para realizar los experimentos de la mejor manera. También espero que esto muestre las oportunidades que se les abren a los costarricenses en el futuro”, dijo Oguilve.

            Por su parte, Del Valle añadió: “La empresa Ad Astra Rocket ya ha participado en vuelos así antes, pero lo significativo es que ahora lo vamos a hacer los ticos. Si bien el avance científico es importante, lo es más el poder simbólico que tiene: es maravilloso poder demostrar y demostrarnos que este tipo de cosas pueden ser una realidad para el país”, comentó.

            Chang asegura que los ticos van a llevar sus propios trajes o uniformes de color caqui. “Son los trajes de buzo para volar, pero, en lugar del verde o azul tradicional, será caqui. Llevará las insignias de la empresa y la bandera de Costa Rica y de Estados Unidos, según corresponda. Estamos en esos preparativos. Recordemos que deben ser trajes de un material especial a prueba de fuego”, explicó el astronauta.

            Además, los nacionales estarán expuestos a los exámenes médicos de rigor que solicita la NASA. “Ya estuvimos hablando con ellos y no vemos ningún problema”, afirmó Chang.

            “Ya yo me puse con una dieta especial y todo”, concluyó , emocionado, el ingeniero Oguilve.

            Comment


            • #7
              AD ASTRA LIBERIA COSTA RICA

              Comment


              • #8

                Comment


                • #9
                  Costa Rica desarrolla satélite espacial centroamericano

                  Costa Rica desarrolla satélite espacial centroamericano
                  https://www.larepublica.net/app/cms/...culo=533314238

                  La puerta de entrada de Costa Rica a la industria aeroespacial se abrirá con la puesta en órbita de un picosatélite desarrollado en el país.
                  Se trata de un proyecto regional que permitirá aplicar tecnología espacial para combatir el cambio climático, que congrega a sectores público, privado y académico.
                  El satélite será declarado de interés público el próximo lunes 21 de abril por la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) y Laura Chinchilla, presidenta de la República.
                  Durante la actividad se presentará por primera vez una animación de la misión espacial que se desarrollará con la puesta en marcha del proyecto satelital.

                  Soledad Montero
                  smontero@la republica.net

                  Comment

                  Working...
                  X