Saludos Colegas.

En septiembre Tegucigalpa cumplio 429 anos de haber sido fundada y coincidentemente fue en esta ciudad donde el Paladin Centroamericano, Francisco Morazan, nacio. He aqui un interesante resumen de la vida de Morazan:

Don Francisco Morazán

1. El General José Francisco Morazán Quezada, el preclaro varón que vino al mundo en Tegucigalpa el 3 de octubre de 1792.

Tegucigalpa; La Tribuna / Sec: Tegucigalpa del Recuerdo, 10.02.2007. Otra vez, en los años que tenemos de publicar esta sección, nos toca escribir sobre la figura más grande de la historia nacional, el ínclito varón tegucigalpense que se erigió en la figura emblemática de la unidad centroamericana.

La insistencia, al cumplirse mañana los 215 años de su nacimiento, no es para repetir datos relacionados con su vida pública, sino para llamar la atención de las autoridades educativas para que se establezca una cátedra morazánica en todos los niveles de enseñanza, para estudiar al héroe no sólo como militar, sino como estadista, como renovador y también como literato.

Esta última faceta, aún cuando pareciera desatinada de nuestra parte, es porque siempre que hablamos de don José Francisco Morazán Quezada, remitimos su nombre a sus hazañas como estratega militar en La Trinidad, Gualcho, San Antonio, San Miguelito, Las Charcas, San Salvador, San Pedro de Perulapán, Guatemala, El Espíritu Santo y otras batallas libradas en la época federativa de Centroamérica.

Morazán (FOTO 1) brilla también como político de ideas liberales en su trayectoria marcada desde los albores de la independencia junto a su pariente don Dionisio de Herrera y en las ejecutorias como Jefe de Estado de Honduras, El Salvador y Costa Rica (FOTO 2) o como presidente de la Federación de la República de Centroamérica.

Pero y el Morazán literato, el hombre que jugó también con la imaginación para escribir poemas y plasmar con metáforas su pensamiento tal como lo hizo en sus memorias y en el Manifiesto de David escritos en su exilio cuando se encontraba en Panamá. Eso muy poco se conoce, pareciera que la espada y los cargos opacaran la pluma que con la misma firmeza para esgrimir el sable, utilizó para dejar plasmadas sus inquietudes de pensador y defensor de las libertades.


2. Medallón con la efigie del General Morazán en la Galería de Jefes de Estado de Costa Rica.

Que aquel criollo nacido el 3 de octubre de 1792 en una céntrica casa de la Villa de San Miguel de Tegucigalpa (FOTO 3) fue un poeta, pareciera descabellado para aquellos que sólo le conocen sus ejecutorias militares y políticas. ¿Poeta Morazán?, de dónde sale esa afirmación, ¿cuál fue su obra para enlistarlo con Molina, Domínguez, Coello, Cárcamo, Barrera y otros portaliras?

Sin hacer parangones con la belleza lírica de nuestros grandes bardos, Francisco Morazán se fue a lo profundo de su alma para sustraer sus afanes libertadores y convertirlos en poemas, expresando sus sentimientos patrios con la sencillez del hombre que aspira a darle felicidad al pueblo y acabar con las secuelas del colonialismo.

Estudiando a Morazán, nos encontramos con un fragmento de un poema calzado con su firma escrito en Guatemala en 1830 y en el que expresó lo siguiente:

“Para extirpar el mal de las naciones
es preciso destruir las monarquías:
Ellas son la desgracia de la tierra…
con los reyes nació la tiranía.
De estos goces (garantías sociales) disfruta
Centro América ni tiranos, ni esclavos en su suelo
consentiremos jamás; si alguna aspira
a entronizar el fiero despotismo.
Si pretende derechos de conquistas establecer,
o rememorar que tenga
por ciertas e indubitable ruina.




3. La casa donde nació el héroe en el centro de la antigua Villa de San Miguel de Tegucigalpa.

Acaso no podemos calificar de alto contenido literario entre las muchas expresiones en su Manifiesto de David, aquellas que dejó plasmadas como sentencias para los que después de la independencia se erigieron como opresores de los pueblos centroamericanos: “Hombres que habéis abusado de los derechos más sagrados del pueblo, por un sórdido y mezquino interés… ¡Con vosotros hablo, enemigos de la independencia y de la libertad!”.

“Ni el oro del Guayape (un rio en Honduras que arrastra grandes cantidades de oro), ni las perlas del Golfo de Nicoya volverán a adornar la corona del Marqués de Aycinena: Ni el pueblo centroamericano verá más esta señal oprobiosa de su antigua esclavitud; pero si alguna vez brillase en su frente este símbolo de la aristocracia, será el blanco de los tiros del soldado republicano”.

Morazán sin ser abogado fue hombre de leyes, sin ser académico fue un estadista, sin ser literato fue un poeta, sin ser un militar de escuela fue un genio de las estrategias en el campo de batalla, sin ser maestro fue un renovador de los sistemas educativos de su época… Morazán fue alma de los pueblos que después de la libertad, cayeron en la desesperación política.

Por eso el gran tribuno Alvaro Contreras cuando se desvelizó la estatua del Héroe en San Salvador (FOTO 4) encerró en una de sus frases la respuesta que ya se comenzaba a dar a una de las últimas expresiones del Paladín antes de ser sacrificado frente al piquete de fusilamiento “la posteridad nos hará justicia”, suena y resuena en esta faja territorial de América lo que el ilustre cedreño pronunció el 15 de marzo de 1882 “Suprimid el genio de Morazán y habréis aniquilado el alma de la historia de Centroamérica”.


4. La estatua que en 1882 se desvelizó en la capital salvadoreña y donde pronunció su histórico discurso Alvaro Contreras.

Un Morazán en el mármol, en el bronce o escrito su nombre en láminas de oro, sólo es recuerdo de su egregia figura… Los hondureños estamos obligados a conocerlo en toda su dimensión, a estudiarlo, a rescatar su figura excelsa, a leer lo que escribieron sobre su vida aquí en Honduras, Ramón Rosa, el Dr. Vallejo, don Rómulo E. Durón, Ernesto Alvarado García, el profesor Rafael Bardales Bueso, Longino Becerra, el Dr. Esteban Guardiola, Ramón Amaya Amador, Julio Escoto, Alfredo León Gómez, Arturo Humberto Montes, José Angel Zúñiga Huete, Arturo Mejía Nieto, Jorge Fidel Durón, Medardo Mejía, Rafael Leiva Vivas. Miguel R. Ortega y tantos investigadores e historiadores nacionales, así como brillantes escritores y poetas de prestigio universal que han encontrado en Francisco Morazán al símbolo de la nacionalidad centroamericana.

Los restos de Morazán descansan en El Salvador respetando su última voluntad (FOTO 5) pero su espíritu todavía vaga por estas latitudes de nuestra América, vigilando desde el más allá la cristalización de su acariciado sueño, tener una sola patria, unida y fortalecida, cinco jirones convertidos en una nación de todos los centroamericanos.


5. El mausoleo en el Panteón de los Ilustres donde reposan las cenizas del General Morazán en la ciudad de San Salvador.

************************************************** *************

Comentarito:

Francisco Morazan siempre perdurara en el ambito centroamaricano.

Gracias.

Chukie.

10.02.2007