Entrevista.

‘La NASA tiene la oportunidad de soñar otra vez’



Edad: 59 años Profesión: físico y astronauta Residencia: Costa Rica y EE. UU.


. Franklin Chang DíazFísico, astronauta y presidente de Ad Astra Rocket
. Después de la Estación Espacial Internacional , la siguiente frontera para Chang y su motor será la Luna. Más que competencia, la participación del sector privado en la exploración espacial abre una nueva oportunidad para la NASA, señala Chang.

Por Debbie Ponchner |
Publicado: 2009/10/02


¿Para qué necesita Ad Astra Rocket una base en la Luna?



Para los motores de 10 megavatios que son los que van a llevar al ser humano a Marte.

¿Cuándo se establecería?

Lo planeamos para el año 2020, por ahí más o menos.

¿Los nuevos hallazgos de agua en la Luna facilitarán eso?

El hallazgo de agua es importantísimo porque revela que la presencia del ser humano es factible. Ahora, yo no sé que cantidades podrán existir.

“Cuando los vuelos Apolo, mucha gente decía que en la Luna no hay nada, que ya descubrimos todo lo que había que descubrir que es un montón de piedras. Realmente es un pensamiento muy reducido considerarlo así porque la Luna está llena de sorpresas.

“Estamos en una posición extraordinaria de adquisición de información y datos y la Luna es el lugar apropiado para ir”.

Pero ahora el presupuesto parece que no da para ir, al menos el de la NASA...

Es que el paradigma tiene que ser diferente. La NASA, hasta cierto punto, es víctima de su propio triunfo. Con la llegada del hombre a la Luna, la NASA en efecto cambió al mundo. ¿Qué haríamos hoy si eliminamos todos los satélites y todo lo que tenemos en el espacio? Creo que nos daríamos cuenta que no podemos vivir muy bien.

“La NASA en ese proceso tan exitoso cambió al mundo, y al cambiarlo, niveló la cancha, pero la NASA no cambió, quedó en esa burbuja, y está tratando todavía de hacer lo mismo en la misma forma. Esa es la gran falla de la agencia. Y ese faltante ha creado una gran oportunidad para el sector privado”.

Usted no estaría celebrando la conquista de los 200 kilovatios del motor de plasma si el laboratorio hubiera continuado en la NASA…

La NASA podría haberlo hecho, pero no lo hizo. El hecho de que el sector privado se meta, eso implica que la NASA tiene ahora una nueva oportunidad de soñar otra vez. Para dejar que el sector privado se encargue de construir una infraestructura eficiente, de bajo costo, que le permita a todo el mundo ir al espacio, que no sea algo solo de astronautas de la NASA, sino que sea una forma robusta de mantener al ser humano en el espacio. Y que la NASA se vaya a la frontera, que vaya a conquistar la cima de la montaña, y deje a la empresa privada en los campamentos a la base. Que el sector privado se encargue de construir el edificio en su base y la NASA se vaya al pináculo.

Desarrollar el motor de plasma significa mucho dinero. ¿Está segura esa inversión?

No puedo decirle que todo está seguro, porque nada está seguro. Lo único que podemos hacer es ver para atrás y ver qué ha pasado: hemos logrado los hitos y, al lograrlos, logramos la inversión.

¿Cuánto tienen?

Necesitamos $100 millones para construirlo. En este momento hemos logrado $20 millones, nos faltan $80 millones. Estamos en el plan escalonado de lo que necesitamos.



Fuente: ‘La NASA tiene la oportunidad de soñar otra vez’ - ALDEA GLOBAL - nacion.com