Page 1 of 5 12345 LastLast
Results 1 to 5 of 25

Thread: Cientificos Avalan existencia de Ovnis

  1. #1
    escorpion33's Avatar
    Golden Member

    Status
    Offline
    Join Date
    Jan 2007
    Location
    Chihuahua city
    Posts
    4,320
    Liked
    47 times
    Rep Power
    15

    Default Cientificos Avalan existencia de Ovnis

    Panel Sturrock: Científicos avalan existencia de OVNIs

    Hace más de 25 años, el científico e investigador OVNI Jaques Vallée advirtió que, pese a las reticencias de la ciencia oficial, destacados científicos estudiaban en secreto el fenómeno OVNI. Los denominó "El Colegio Invisible" y aseguró que algún día saldrían del anonimato... Hace unas semanas, un comité integrado por reconocidísimos hombres de ciencia ha pasado a la acción presentando al mundo entero un estudio que demuestra la existencia de los OVNIs.

    A primera hora de la mañana del pasado 30 de junio llegó a nuestra redacción una sorprendente información: un grupo de científicos adscritos a diversas universidades norteamericanas y europeas había divulgado horas antes un extenso informe titulado Evidencias Físicas Relacionadas con Informes OVNI. Pocas horas después, MM obtenía el sorprendente dossier, claramente favorable a la existencia de los OVNIs.
    En pocas horas, la trascendencia de este estudio universitario alcanzó insospechadas cotas. Tanto es así que el 1 de julio, Susan McClendon, portavoz de prensa de la Casa Blanca, se veía obligada a difundir un comunicado en el que aseguraba que "el presidente Clinton ya ha recibido el informe de las Universidades de Stanford, Cornell, Princeton y el MIT (Instituto de Tenología de Massachuttses)". Según esta nota, científicos de talla mundial llevaban cierto tiempo presionando a la Casa Blanca para que el gobierno investigara los OVNIs de forma abierta y transparente. Así mismo, treinta congresistas ya habían mostrado su apoyo al comité. El magnate Laurance Rockefeller -responsable último del ya conocido como "Panel Sturrok"- se reunió con Clinton, su esposa y el Vicepresidente Al Gore para entregarle el informe.

    Rockefeller, quien según el Daily News lleva varios años presionando a Clinton para que libere información OVNI, ha podido cambiar de un solo plumazo la historia de la ufología. Su apoyo ha servido para que la Universidad estadounidense haya elaborado un complejo estudio sobre los OVNIs, casi treinta años después del llamado Informe Condon de la Universidad de Colorado, que llegó a la conclusión, ahora revisada, de que "los OVNIs no existen". Por culpa de aquel documento, el fenómeno dejó de investigarse oficialmente en EEUU. Ahora, de la mano del magnate, parte de los mejores científicos americanos han salido de sus trincheras, destapando una caja de pandora cuyas consecuencias son imprevisibles tras haberse manifestado a favor de la realidad OVNI, sin abundar -eso sí- en la naturaleza extraterrestre del fenómeno.


    El "Panel Sturrock"...

    De esta manera ha sido bautizado el comité de científicos que ha elaborado el polémico informe dedicado al fenómeno OVNI. La iniciativa, que ha sorprendido a la comunidad científica y ufológica, está dirigida por Peter Sturrock, astrónomo y profesor de Física aplicada en la Universidad de Stanford (EEUU). El profesor Sturrock es además presidente de la Society for Scientific Exploration (Sociedad para la exploración científica). Adjuntos en la dirección del Panel se encuentran Von R. Eshleman, profesor emérito de la Universidad de Stanford, y el Dr. Thomas Holzer, del Observatorio de High Altitude en Boulder, Colorado.
    El comité cuenta asimismo con un nutrido grupo de científicos de diversas nacionalidades, destacados investigadores en sus respectivos campos. Entre ellos se encuentran Guenther Reitz (Centro Aerospacial e Instituto de Medicina Aerospacial de Colonia, Alemania), Bernard Veyret (Laboratorio bioelectromagnético, Universidad de Burdeos, Francia), Charles Tolbert (profesor de astronomía en la Universidad de Virginia, EEUU) o H. J. Melosh (profesor del Planetario científico de la Universidad de Arizona).
    Además, el informe ha contado con el apoyo y la documentación ofrecida por diversos investigadores OVNI, todos ellos de sólida formación científica. Nombres tan destacados en la ufología como los del Dr. Jaques Vallée, Richard F. Haines, Illobrand Von Ludwiger (Alemania) o Jean-Jacques Velasco (CNES, Francia) se encuentran entre los investigadores que han contribuido con sus informes a presentar evidencias físicas de numerosos sucesos ovni acaecidos en diversos puntos de la geografía mundial.
    Estos y otros científicos, asiduos colaboradores de la Society for Scientific Exploration y su órgano difusor, Journal for Scientific Exploration, son los componentes de tan audaz comité, que han arriesgado su prestigio profesional al dar a conocer sus investigaciones y conclusiones entre la comunidad científica. El proyecto de la realización de este informe surgió entre el 29 de septiembre y el 4 de octubre de 1997, durante el transcurso de una reunión realizada en el Pocantico Conference Center, Nueva York. Allí, los miembros del Panel iniciaron lo que serían las directrices del futuro informe, cuya última página, la número 50, era incluida en el Journal for Scientific Exploration el pasado lunes 29 de junio.

  2.   
     
  3. #2
    escorpion33's Avatar
    Golden Member

    Status
    Offline
    Join Date
    Jan 2007
    Location
    Chihuahua city
    Posts
    4,320
    Liked
    47 times
    Rep Power
    15

    Default

    La realidad física del fenómeno....

    Según los responsables del Panel Sturrok, el fenómeno OVNI intercede directamente en el entorno físico en el cual se manifiesta. En definitiva, sobre este eje gira la totalidad del voluminoso dossier.
    Para sustentar esta afirmación -en absoluto desconocida en la comunidad ufológica, pero vista con recelo hasta ahora por la ciencia- se expone el que para muchos es el caso mejor estudiado de la historia, ocurrido en la localidad francesa de Trans-en-Provence el 8 de enero de 1981.
    El testigo, un agricultor llamado Renato Nicolai aseguró que un pequeño objeto semiesférico aterrizó en un jardín de su propiedad por espacio de un minuto. En el terreno quedó impresa una huella en forma de corona circular de tres metros de diámetro. Agentes de la Gendarmeria tomaron muestras que fueron puestas a disposición del CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales), uno de los organismos que participan en el "Panel Sturrock" y que coordinó la investigación del presente caso. Los análisis de las plantas del jardín de Renato Nicolai han corrido a cargo de Michel C. L. Bounias, del Laboratorio de Bioquímica del Instituto Nacional de Investigación Agrómona, organismo de la Universidad de Avignon.
    En opinión del autor del informe presentado por el "Panel Sturrock" a propósito de este caso, Jean Jaques Velasco, "un fenómeno físico ha incidido directamente en el medioambiente del lugar, provocando abrasiones, impactos térmicos y efectos inexplicables en las plantas". Durante varios meses los investigadores sometieron muestras de plantas del interior de la huella a concienzudos análisis. Se descubrió que dichas plantas habían invertido la cantidad de sus elementos químicos. También se hallaron sorprendentes modificaciones en la clorofila de las plantas, alterandose el proceso natural de fotosíntesis. Tras las deliberaciones del panel, se concluyó que parte de los efectos físicos del presente episodio pudieron haberse debido a una radiación de microondas, pero no han sido capaces de explicar todas las anomalías encontradas. Jaques Vallée también contribuyó al estudio científico del caso, analizando varias muestras de terreno afectado por el aterrizaje en un laboratorio de California, llegando a la conclusión de que no existían -tras los análisis ópticos y químicos- restos de ningún tipo de sustancia ni material que hubiera podido provocar las anomalías detectadas, ya que se sugirió la posibilidad de la presencia sobre el terreno de restos de gasolina, cemento o alguna clase de material de construcción.
    Tras el análisis de varios casos similares, el Panel Sturrok no ha sido capaz de determinar "que tipo de tecnología provoca este tipo de efectos".

    Quemaduras, dificultad para respirar, parálisis temporal, cáncer... Estas son algunas de las secuelas físicas que en ocasiones sufren determinados testigos tras un encuentro cercano con un ovni. Todos estas patologías son recogidas en uno de los apéndices más extensos del informe Sturrock, realizado en base a la documentación ofrecida por el investigador norteamericano John Schuessler. En su estudio, recoge varios casos de efectos fisiológicos en los testigos, como el suceso de Mount Rouge, en Canada el 20 de septiembre de 1972 o el ocurrido cerca de Eggardon Hill, Inglaterra, el 24 de septiembre de 1974, en los que los testigos sufrieron daños físicos de diversa consideración.
    Schuessler presta una gran atención al caso "Cash-Landrum", ocurrido en Dayton, Texas, el 29 de diciembre de 1980. Las testigos, Betty Cash, una empresaria de 51 años y Vickie Landrum, una camarera de 57 años, junto a Colby, nieto de ésta última, tuvieron un encuentro con un gran objeto en forma de diamante que sobrevolaba la carretera a escasa distancia de ellos. Según su testimonio, el interior del vehículo comenzó a aumentar de temperatura, por lo que se vieron obligados a abandonar el coche. Sin embargo, Colby y su abuela, menos atemorizados volvieron al interior del vehículo. Mientras, Betty Cash permaneció fuera durante unos diez minutos.
    Tras el misterioso encuentro, los tres testigos comenzaron a sufrir dolores de cabeza. Durante la primera noche, el pequeño Colby sufrió continuos vómitos y su piel se tornó roja, como víctima de una quemadura. Betty Cash estaba peor, grandes ampollas se habían formado en su cara y cabeza, y al día siguiente sus ojos se encontraban hinchados. Los testigos sufrieron también fuertes nauseas y desarrollaron diarreas, quedando su salud seriamente deteriorada. Cash acabó siendo ingresada hasta en doce ocasiones en la unidad de quemados del hospital. Además de todos estos graves efectos físicos, los testigos sufrieron también caída del cabello, pérdidas de peso y fuerzas, facilidad para enfermar, y finalmente, cáncer.

    Según se desprende del informe de Schuessler, los daños físicos más frecuentes en los testigos ovni son las quemaduras y una fuerte sensación de calor. Asimismo, los miembros del panel consideran que "los informes ovni pueden constituir un problema de salud pública" y mantienen que "las evidencias disponibles parecen indicar que las causas de estos daños físicos pueden tener su origen en radiaciones de microondas, rayos infrarrojos y ultravioletas, rayos x o rayos gamma". El apéndice dedicado a los efectos fisiológicos en los testigos ovni concluye con la sugerencia del panel de que las investigaciones subsiguientes incluyan un test para detectar la contaminación radiactiva y los posibles cambios en los cromosomas y los linfocitos, lo que podría constituir una evidencia de exposición a radiaciones.

    En el apéndice correspondiente a las detecciones OVNIS en radar, el investigador Jean-Jacques Velasco incluye los datos obtenidos de un catálogo (el "catálogo Weinstein") formado por 489 casos de los archivos del GEPAN/SEPRA. De estos 489 casos, 101 (el 21%) corresponden a casos con detección en radar y corroboración visual. El informe hace mención especial a un caso que tuvo lugar el 28 de enero de 1994, unos 70 kilómetros al sudeste de París. La tripulación de un avión comercial fue testigo de la presencia de un objeto gigantesco en forma de disco, con un diámetro de unos 1000 metros y unos bordes borrosos. El objeto fue detectado por el radar, que determinó que la velocidad del objeto era de unos 110 nudos. El panel concluye a través de estos datos recopilados por Velasco que los análisis de las grabaciones de radar es una actividad muy especializada que requiere los servicios de expertos radaristas. También señalan que la información de los radares militares puede ser obtenida tan sólo con la cooperación de las autoridades militares, las cuales en su mayoría no ofrecen esa colaboración.

    La parte correspondiente a efectos electromagnéticos sobre vehículos corre a cargo del investigador Mark Rodeguier, quien destacó el caso protagonizado por el policía Luis Delgado el 20 de marzo de 1992 en Haines City, Florida. Sobre las 3:50 de la madrugada, el agente se encontraba patrullando por diversas calles de la ciudad cuando observó una luz verde a través de su retrovisor. A partir de ahí comenzó una frenética persecución por parte de la extraña luz, y el agente Delgado se comunicó con la comisaría, informando que algo perseguía a su coche. En una de las ocasiones en las que la luz se colocó frente al vehículo, el policía se salió de la carretera. Fue entonces cuando el motor, las luces y la radio de su coche patrulla dejaron de funcionar. El OVNI se encontraba parado a unos 3 metros del suelo. En ese momento Delgado intentó hablar por radio con la comisaría, pero su walkie-talkie no funcionaba. Poco después el objeto desaparecía a gran velocidad y el agente Delgado quedaba en un estado de shock, hasta la llegada de otro agente de policía que lo encontró llorando junto al coche. A raíz de estos datos, y de otros extraídos del catálogo de 441 casos elaborado por Rodeghier, los miembros del panel consideran los casos de efectos sobre vehículos de gran interés y "muy intrigantes" y atribuyen los efectos a la acción de campos magnéticos, posiblemente de baja frecuencia.


    Conclusiones....


    "La información generada en los últimos 50 años no ha probado la existencia de una tecnología extraterrestre tras el fenómeno, lo que no implica que nos enfrentemos a un fenómeno inusual y desconocido por la Ciencia", aseguran los autores del informe, quienes han centrado sus esfuerzos en clasificar los diferentes efectos producidos por el fenómeno OVNI, manifestando su preocupación ante las consecuencias de algunos de estos efectos, alertando a la comunidad médica de las muertes que determinados tipos de encuentro pueden provocar.

    Entre sus conclusiones, el "Panel Sturrock" afirma que el fenómeno requiere respuestas universales y que los científicos -gracias a la investigación OVNI- pueden llegar a comprender mejor la realidad que nos rodea. Además, instan a la comunidad científica a colaborar con los ufólogos y a las instituciones a apoyar estos estudios, presentando un esquema organizativo sobre cómo operaría un grupo científico y civil, pero oficial, dedicado a la investigación OVNI tomando como modelo a imitar el SEPRA francés. Estos hipotéticos grupos -cuya formación, en opinión de Sturrock, sería decisiva a la hora de resolver el enigma- deberían tener acceso a las informaciones de rádares, centros de control, archivos oficiales, etc. Además, debería contar con el apoyo subvencionado de laboratorios y consultores científicos; requerirían material técnico para las investigaciones (equipos ópticos, estereoscopios, instrumentos de detección magnética y radiactiva…) e incluso las autoridades deberían comprometerse como responsables subsidarios en aquellos casos OVNI como consecuencia de los cuales testigo o entorno hayan sufrido algún tipo de daño.

  4. #3
    escorpion33's Avatar
    Golden Member

    Status
    Offline
    Join Date
    Jan 2007
    Location
    Chihuahua city
    Posts
    4,320
    Liked
    47 times
    Rep Power
    15

    Default

    Reacciones enfrentadas

    "Soy profesor emérito y no me preocupa haber destapado una caja de pandora", asegura Von Eshleman, miembro del Panel Sturrock. No le falta razón: nunca hasta ahora un equipo de científicos se había manifestado tan claramente sobre esta cuestión. Y aunque las pretensiones de sus responsables puedan llegar a resultar utópicas, la ufología acaba de dar un salto cualitativo en su lento caminar hacia su reconocimiento general.
    El hecho de que centros universitarios de tanto prestigio hayan decidido presentar el revolucionario informe supone uno de los mayores hitos de la historia de la ufología, lo que no implica que se hayan alzado voces críticas contra Sturrock. Otro destacado científico, el Dr. Willy Smith, advirtió a los autores el pasado 4 de julio sobre esta posibilidad: "Desde aquí expresamos nuestro apoyo al Dr. Sturrock y su grupo, a quienes aconsejamos ignorar el abuso verbal que van a recibir", nos aseguraba. Y no se equivocaba este excelente investigador. Antes de su advertencia, el pasado..., el director del Planetario de Pamplona, Javier Armentia, a la sazón presidente del grupo Alternativa Racional a las Pseudociencias, afirmaba que "el estudio no tiene ninguna relevancia científica, y sus miembros son malintencionados y partícipes conscientes de ese mercadeo que es la ufología", convirtiéndose en el primer hombre de ciencia que osaba criticar a sus aventurados colegas. Curiosamente, este mismo individuo aseguraba hasta hace bien poco "que los OVNIs no existen, de lo contrario los científicos se habrían encargado de investigarlos".
    Anexo: La evidencia fotográfica
    El informe del Panel Sturrock expone, paso a paso, el procedimiento informático para autentificar una fotografía OVNI. Según estos estudiosos, "la evidencia fotográfica puede suponer por sí misma una prueba de la realidad física del fenómeno, independientemente de testigos visuales que pueden distorsionar los hechos". Al no existir condicionamiento humano, el Panel Sturrock hace mucho hincapié en la validez de aquellas fotografías que se demuestren auténticas.
    Los científicos Jaques Vallée, Richard Haines y Marilyn Bruner, del Laboratorio de Investigaciones de la empresa aeronáutica Lockheed en Palo Alto, han sido los encargados de estudiar varios fotogramas de una filmación obtenida por un piloto en Costa Rica el 4 de septiembre de 1971. El detallado estudio de la imagen, a la que el Panel Sturrock ha accedido gracias a investigador costaricense Ricardo Vílchez, muestra un objeto discoidal bajo el avión. La sorprendente toma -analizada digitalmente siguiendo el proceso sugerido- ha resultado ser auténtica con una probabilidad de error cercana al 0%. Vallée y Haines han demostrado que el OVNI tiene un diámetro de 200 metros y que se desplazaba a una velocidad de 1.998 millas, algo más de 3.000 km/h, velocidad imposible para cualquier aeronave terrestre con dicha apariencia.
    Otra fotografía analizada fue obtenida por el piloto de un caza F-86 de la Fuerza Aérea Canadiense en 1956. Los análisis descartaron -tal y como en su memento sugiriendo algunos analistas- que se tratara de un fenómeno atmosférico, en parte debido a la extraordinaria intensidad lumínica del objeto.
    Más controvertida es otra toma expuesta por el comité fue obtenida el 8 de octubre de 1981 en Canadá. Tras un severísimo análisis, en el cual se utilizaron diversas técnicas a cual más sofisticada, el comité llegó a la conclusión de que se enfrentaban ante un fraude. Alguien había lanzado una maqueta al aire y la había fotografiado.

  5. #4
    escorpion33's Avatar
    Golden Member

    Status
    Offline
    Join Date
    Jan 2007
    Location
    Chihuahua city
    Posts
    4,320
    Liked
    47 times
    Rep Power
    15

    Default

    Scientific Panel Concludes Some UFO Evidence Worthy Of Study


    Stanford University - Press Release


    In the first independent review of UFO phenomena since 1970, a panel of scientists has concluded that some sightings are accompanied by physical evidence that deserves scientific study. But the panel was not convinced that any of this evidence points to a violation of known natural laws or the involvement of an extraterrestrial intelligence.

    The review was organized and directed by Peter Sturrock, professor of applied physics at Stanford University, and supported administratively by the Society for Scientific Exploration, which provides a meeting for research into unexplained phenomena. The international review panel of nine physical scientists responded to presentations by eight investigators of UFO reports, who were asked to present their strongest data. Von R. Eshleman, professor emeritus of electrical engineering at Stanford, co-chaired the panel.

    Although UFO reports date back 50 years, the information gathered does not prove that either unknown physical processes or alien technologies are implicated. But it does include a sufficient number of intriguing and inexplicable observations, the panel concluded. "It may be valuable to carefully evaluate UFO reports to extract information about unusual phenomena currently unknown to science." To be credible to the scientific community "such evaluations must take place with a spirit of objectivity and a willingness to evaluate rival hypotheses" that has so far been lacking, it added.

    This conclusion differs from that reached by Dr. Edward U. Condon, director of the Colorado Project, in his 1968 UFO report. He concluded that "further extensive study of UFOs probably cannot be justified in the expectation that science will be advanced thereby." It is very similar, however, to the conclusion reached by the American Institute of Aeronautics and Astronautics' Kuettner Report issued two years later, which advocated "a continuing, moderate-level [research] effort with emphasis on improved data collection by objective means and on high-quality scientific analysis."

    In the current study, the scientific panel focused on incidents involving some form of physical evidence, including photographic evidence, radar evidence, vehicle interference, interference with aircraft equipment, apparent gravitational or inertial effects, ground traces, injuries to vegetation, physiological effects on witnesses, and debris. Of particular concern are reports that UFO encounters may be hazardous to people's health. Some witnesses have reportedly suffered radiation-type injuries. These reports led the panel to draw the attention of the medical community to the possible health risks involved.

    The scientists found that some of the reported incidents may have been caused by rare natural phenomena, such as electrical activity high above thunderstorms or radar ducting (the trapping and conducting of radar waves by atmospheric channels). However, the panel found that some of the phenomena related to UFOs are not easy to explain in this fashion.

    Further analysis of the evidence presented to the panel is unlikely to shed added light on the causes underlying the reports, the scientists said. Most current UFO investigations lack the level of rigor required by the scientific community, despite the initiative and dedication of the investigators involved. But new data, scientifically acquired and analyzed, could yield useful information and advance our understanding of the UFO problem, the panel said.

    The reviewers also made the following observations:

    The UFO problem is not a simple one, and it is unlikely that there is any simple, universal answer.

    Whenever there are unexplained observations, there is the possibility that scientists will learn something new by studying them.

    Studies should concentrate on cases that include as much independent physical evidence as possible.

    Continuing contact between the UFO community and physical scientists could be productive.

    Institutional support for research in this area is desirable.

    The review panel consisted of Von Eshleman; Thomas Holzer, High Altitude Observatory in Boulder, Colo.; Randy Jokipii, professor of planetary science, University of Arizona, Tucson; Francois Louange, managing director of Fleximage, Paris, France; H. J. Melosh, professor of planetary science, University of Arizona, Tucson; James J. Papike, professor of earth and planetary sciences, University of New Mexico, Albuquerque; Guenther Reitz, German Aerospace Center, Institute for Aerospace Medicine, Cologne, Germany; Charles Tolbert, professor of astronomy, University of Virginia, Charlottesville; and Bernard Veyret, Bioelectromagnetics Laboratory, University of Bordeaux, France. Eshleman and Holzer served as co-chairs of the panel.

    The UFO investigators who presented evidence were Richard Haines, Los Altos, Calif.; Illobrand von Ludwiger, Germany; Mark Rodeghier, Center for UFO Studies, Chicago; John Schuessler, Houston; Erling Strand, Ostfold College, Skjeberg, Norway; Michael Swords, professor of natural science, Western Michigan University, Kalamazoo; Jacques Vallee, San Francisco; and Jean-Jacques Velasco, CNES, Toulouse, France.

    The study was initiated by Laurance S. Rockefeller and supported financially by the LSR Fund.

  6. #5
    Oscar....'s Avatar
    Golden Member

    Status
    Offline
    Join Date
    Jun 2007
    Location
    Chihuahua
    Posts
    2,124
    Liked
    0 times
    Rep Power
    12

    Default

    Pues la verdad yo estoy casi a punto de creer en los OVNIS, creo que desde que aparecieron esos videos de la FAM le tomé un tono más serio

Page 1 of 5 12345 LastLast

Bookmarks

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •  
SkyScraperLife.Com © 2006-2013

World Building Database

Download: Fast, Fun, Awesome - Web Stats